25/11/2009

¿CÓMO USAR LA LÓGICA?

Cómo analizar un argumento
Usamos argumentos cuando intentamos dar razones que justifiquen una afirmación, una opinión, una acción o una creencia. Como cuando, por ejemplo, intentas convéncer a tus padres de que te dejen ir a una fiesta y les das razones para creer que ir allí puede ser provechoso; cuando un político enuncia los motivos para que alguien vote por él; cuando un científico señala hechos y teorías intentando mostrar que una afirmación es verdadera; y también, por supuesto, cuando tratas de persuadir a tu auditorio de una de tus opiniones filosóficas. La lógica tiene que ver con los principios y métodos útiles para distinguir un argumento o razonamiento correcto de otro incorrecto.

Cómo reconocer argumentos
El único indicio definitivo para reconocer un argumento en un texto es reconocer una conclusión, esto es, tomar conciencia acerca de que una frase se enuncia en virtud de la información que proveen otras frases presentes en el texto. Hay otra forma más visible de reconocer un razonamiento pero desafortunadamente no siempre aparece en los textos. Veámosla de todos modos:

Indicadores de premisa y conclusión
Frecuentemente la conclusión de un argumento va precedida de expresiones tales como: por lo tanto, en consecuencia, en conclusión, así, podemos afirmar que, etc. Estas expresiones indican que la frase que sigue a continuación depende de que las frases anteriores sean verdaderas. Tales expresiones reciben el nombre de indicadores de conclusión. En cambio, cuando nos piden que de entrada asumamos que una frase es verdadera, nos encontramos con expresiones como: ya que, pues, si afirmamos que, teniendo en cuenta que, puesto que, etc. A tales expresiones las llamamos indicadores de premisa.

Tanto los indicadores de premisa como de conclusión nos pueden servir para identificar razonamientos, pero tienen el inconveniente de que, muchas veces, tenemos argumentos en los que no aparecen. En tales casos no queda más remedio que detenerse a pensar en el sentido de las afirmaciones que nos encontramos y considerar si hay alguna de ellas que se afirma como verdadera apoyados en la información que aportan otras frases. Veamos un par de ejemplos:

Ejemplo 1
Si tenemos en cuenta que la materia se halla en constante transformación, y consideramos también que somos básicamente materia, podemos afirmar que estamos en constante transformación.
En este caso nos encontramos con un argumento que, por un lado, está ordenado, esto es, van, en primer lugar, dos premisas y después la conclusión. Por otro lado, cada una de las premisas cuenta con su respectivo indicador, así como la conclusión, que también tiene el suyo. De tal manera que si se nos pide señalar si allí hay o no un argumento, fácilmente podemos decir que sí, y además distinguir sus premisas de sus conclusiones.

Ejemplo 2
El año 2004 fue particularmente bueno para las economías latinoamericanas. Brasil, Argentina y México tuvieron un crecimiento de un dos por ciento por encima del promedio mundial. Colombia, Venezuela y Perú crecieron en un uno por ciento por encima. Bolivia, Paraguay y Chile se mantuvieron dentro del promedio. El crecimiento de la economía norteamericana fue también significativo, sobre todo en el plano agroindustrial y manufacturero.

En este ejemplo tenemos un grupo de frases, pero no tenemos ningún indicador de premisa o conclusión. ¿Podemos afirmar que no hay aquí un argumento? Eso sería apresurado y falso, pues la segunda, la tercera y la cuarta frases aportan información que hace creíble la primera. La primera, por tanto, es la conclusión, mientras que las frases dos, tres y cuatro son las premisas.

Pensemos ahora en la quinta frase: "El crecimiento de la economía norteamericana fue también significativo, sobre todo en el plano agroindustrial y manufacturero". ¿Nos da alguna información que afecte de algún modo nuestra creencia en la verdad o falsedad de la primera frase? No, de hecho no nos está hablando de lo mismo; no nos provee ninguna evidencia acerca del tema de la conclusión. La quinta frase, por tanto, no hace parte del argumento.

CÓMO EVALUAR EL SOPORTE ARGUMENTATIVO

Verdad y validez
Cuando las premisas de un argumento proveen información suficiente para garantizar la verdad de la conclusión, tenemos un argumento deductivo válido. Esto implica que si las premisas fueran verdaderas, la conclusión también debería serio. Por ejemplo: todos los extraterrestres son seres amigables que usan abrigos multicolores y son adictos a la buena nicotina terrícola. Ingjt es un extraterrestre. En consecuencia, Ingjt usa un abrigo multicolor y es adicto a la nicotina terrícola. Tenemos aquí un argumento deductivo válido, pues si suponemos que las premisas son ciertas; la conclusión también debe serlo. Sin embargo, ¿es verdadera la conclusión? Todo depende de si el contenido semántico de las premisas es verdadero y eso no lo sabemos. Lo único que sabemos es que si lo fuera deberíamos afirmar la conclusión porque el argumento es válido. Sólo los argumentos son válidos o inválidos y sólo las proposiciones son verdaderas o falsas. No hay proposiciones validas o argumentos falsos. Por tanto, al evaluar un argumento, es necesario hacerse dos preguntas fundamentales:

Primera, ¿las premisas ofrecen información suficiente para afirmar la conclusión?;
Segunda, ¿se puede cuestionar la verdad de las premisas?

Veamos el argumento: Todos los científicos naturales de historia han tenido que estudiar matemáticas intensamente En consecuencia, sin haber estudiado matemáticas es imposible investigar la naturaleza.

¿La primera frase ofrece información suficiente para garantizar que la segunda es verdadera? Ten cuidado, no te estamos preguntando si estas frases son o no verdaderas de hecho, o si tú opinas que son verdaderas. Lo que aquí queremos saber es: si fuera cierta la primera frase, ¿tendría que ser necesariamente cierta la segunda, o falta Información en la primera frase para afirmar que la segunda es cierta? En efecto, falta información, pues, aun si fuera Cierto que todos los científicos naturales han estudiado matemáticas, para establecer la conclusión sería necesaria mostrar que sólo los científicos naturales pueden investigar la naturaleza (y esto es falso; por ejemplo, cada, niño investiga la naturaleza). Sería necesario que, además, tal investigación requiera de las matemáticas, pues podría suceder que, en efecto, los científicos naturales supieran matemáticas, pero no siempre tuvieran que utilizarlas para investigar la naturaleza.

La pregunta clave que debemos hacer en cada razonamiento para evaluar el soporte argumentativo es: ¿las pre-misas ofrecen información suficiente para garantizar que la conclusión es verdadera, o, aun si fueran ciertas las premisas, la conclusión podría ser falsa?

Cómo evitar trampas argumentativas
En muchas ocasiones parece que las premisas dan información adecuada para probar la conclusión A, pero en realidad tal información es adecuada para probar una conclusión B. Por ejemplo, si enumero las razones por las cuales robar es malo para probar que una persona robó. En tal caso, probar que es un acto moralmente incorrecto no da evidencia alguna acerca de quién lo ha hecho. Esto es una trampa argumentativa o falacia. En los casos que vamos a estudiar, la información de las premisas no es atinente para probar la conclusión, por eso los llamaremos falacias de atinencia.
Causa falsa
Las estadísticas señalan que los estudiantes que entrenan seriamente en un deporte de alta competición tienden a tener un rendimiento académico menor que los que no entrenan deporte alguno. Por tanto, es evidente que los deportes son una causa del bajo rendimiento académico. Distingue la premisa de la conclusión de este argumento y responde esta pregunta: ¿consideras que la premisa ofrece información suficiente para afirmar la conclusión? Pareciera que sí en la medida en que se presentan simultáneamente dos fenómenos: el bajo rendimiento académico y el entrenamiento. Sin embargo, el hecho de que se presenten dos fenómenos en forma simultánea no es suficiente para afirmar que el uno necesariamente es causa del otro.

Supongamos que, por ejemplo, cuando te enojas le das un golpe a tu pupitre. ¿Podemos concluir de allí que la causa de tu furia es el golpe que le das a la mesa? Realmente no. En el caso del argumento sobre el deporte, tampoco. No tendríamos bases suficientes para decir que la causa es el entrenamiento en sí mismo. A esta falacia la llamamos de causa falsa en la medida en que atribuimos de manera apresurada la causa de un fenómeno a otro que ocurre con anterioridad o simultáneamente.

¡Si lo haces lo aprendes!

Con la siguiente actividad ejercitarás tu habilidad para diferenciar las premisas de las conclusiones de un argumento.

1. Identifico las premisas y conclusiones de los siguientes pasajes y escribo en mi cuaderno, las premisas con color negro y las conclusiones con color rojo.

• Enfriar los átomos equivale a retardar su movimiento, puesto que la temperatura es una medida de qué tan rápido se están moviendo los átomos o las moléculas.
Show Atoms, The economist, octubre 72 de 7998.

• Las leyes humanas son apropiadas para la mayoría de los seres humanos. La mayoría de las personas no son perfectamente virtuosas. Por lo tanto, las leyes humanas no prohíben todos los vicios.
Tomás de Aquino, Suma teológica 1-1/, cuestión 96.

• Los actos viciosos son contrarios a los actos virtuosos. Pero las leyes humanas no prohíben todos los vicios... Por lo tanto, tampoco prescriben todos los actos virtuosos.
Tomás de Aquino, Suma teológica 1-1/, cuestión 96.

• Dentro de 20 años la única hoja de Maple que quede en Canadá podría ser la del emblema nacional. La lluvia ácida está destruyendo los árboles de Maple de la zona central y oriental de Canadá, lo mismo que de Nueva Inglaterra.
Benjamín Franklin, Poor Richard's Almanac, 7758.


BIBLIOGRAFIA: SERRANO López, Federico G. Filosofía I. Santillana, Bogotá. 2006.
Archila Ruiz, Leonardo. Filosofía 10. Bogotá, Santillana, 2000.

4 comentarios:

  1. muy bueno. gracias

    ResponderEliminar
  2. Quisiera Saber Lo Bueno De Usar La Logica Y Lo Malo De Ella.
    Por Que Yo La Uso Y Me Parece Que Es Demaciado

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. uhyy que tema tan interesante!! me gusto mucho...

    ResponderEliminar
  4. gracias,está buena la información, me gustaría que pusieras mas ejercicios!

    ResponderEliminar